El poder curativo de la medicina tradicional

Esfuerzo, dedicación y amor por la Madre tierra son las cualidades que caracterizan a la curandera Emilia Alejo Simón, de San Lorenzo, Michoacán, quien lo mismo ofrece terapias de sanación, masajes relajantes, faciales y para problemas de la ciática, que hierbas medicinales que se dan en esta región para todo tipo de problemas de salud.

Emocionada por participar en la cuarta jornada del programa Galas Identitarias. Fiesta de las Culturas Vivas, doña Emilia, de 49 años, manifestó su satisfacción por curar y dar a conocer la herencia que le dejaron sus ancestros, sus poderes medicinales, los cuales transmite actualmente a sus hijos y nietos.

“Me siento muy orgullosa de que con mi trabajo mis dos hijos hayan podido estudiar, a mi hija le falta un año para terminar la carrera y mi hijo ya la terminó, es licenciado en Economía”, destacó la médico tradicional, cuya lengua originaria es la purépecha.

La orgullosa madre, quien por más de cuatro décadas se ha dedicado a la medicina tradicional, añadió en precario español que los logros conseguidos –curar a las personas y sacar adelante a sus hijos- no serían posibles sin la ayuda de su familia; “no puedo solita, pues luego llega gente a la casa para curar y ellos me tienen que ayudar”, apuntó.

Puso como ejemplo a su esposo, quien la apoya “porque yo no puedo ir a recolecta, él es quien sube al cerro, a lo feo, a buscar las plantas medicinales que posteriormente yo elaboro, de manera casera, para curar males”.

Detalló que esta tarea no es tan fácil como parece, ya que para obtener la materia prima de productos como la pomada purépecha para los dolores musculares o la de las siete flores para las infecciones de la piel, la familia Alejo Simón debe tomar en cuenta múltiples factores para la recolección de hierbas.

“A mí me enseñaron a identificar la planta primero, porque no todas curan, hay que saber a qué hora cortarla y para cortarla uno tiene que hacer un ritual, pues cada planta tiene su espíritu, sus poderes curativos y hay que saber hacer el corte.

“Yo antes de hacerlo pido permiso a nuestra Madre tierra”, detalló con el orgullo y dignidad que representa ser una curandera tradicional p´urhé, como también se conoce al habla tarasca o purépecha.

Ante la mirada de asombro de sus nietas de tres y siete años, Emilia, ataviada con un rollo de paño, enagua de manta y huanengo bordado, fajilla y rebozo, expuso que las nuevas generaciones aprenden los beneficios de las plantas medicinales.

“Estas niñas chiquitas ya saben los puntos principales para tocar un cuerpo y dar energía, porque no tengo otra herencia que dejarles más que ésta; ya más grandecitas practicarán”, aseveró.

Visiblemente emocionada expuso: “estoy segura que esto va para adelante, la gente se está acercando más y lo acepta bien. Las personas se curan por los poderes de las plantas y porque nosotros lo hacemos con cariño y amor, y cuando hay amor todo triunfa y crece”.

Respecto a la promoción y difusión que se le hace de la medicina tradicional, destacó que a últimas fechas ha sido muy buena y que empezó a acudir a eventos luego de que se presentó en la Presidencia Municipal de Uruapan para hablar con los mayores y conseguir el permiso para vender sus productos, todos caseros, de origen botánico, sin químicos.

“Manejo el maguey azul cenizo para quistes, tumores, cáncer, próstata e hígado, también sirve para limpiar el estómago cuando hay colitis o gastritis”, expuso al tiempo que observa los frascos colocados sobre una pequeña mesa en espera de que alguien los compre.

“También preparo el hongo de encino rojo, que se da mucho por aquí y que sirve para la diabetes e hipertensión, y doy masajes de empacho, mollera, para la matriz caída, la vejiga y la columna”, abundó.

Segura de que una buena alimentación es la que ayuda a los seres humanos a no padecer de enfermedades, doña Emilia dijo que además de sus labores como médico indígena, mantiene pláticas con autoridades gubernamentales de esta ciudad para sembrar hortalizas y hacer alimentos orgánicos, “porque queremos que nuestros pacientes coman y se nutran bien”.

“Hace tiempo pedimos un espacio para sembrar platas curativas, porque se están perdiendo muchas de ellas, y diosito tan grande hizo que nos dieran un espacio aquí en Uruapan.

“Ya estamos haciendo nuestro jardín botánico, la semana pasada plantamos 50 variedades, entre ellas toronjil, manzanilla, hierbabuena, albahaca, nurite y sábila, y esperamos sembrar más”, refirió.

Por último, manifestó su satisfacción por ver cómo muchos médicos indígenas, artesanos, músicos y cocineras tradicionales se dan cita en la Plaza Morelos, en esta urbe, para dar a conocer el arte y la tradición de Michoacán, a la vez que obtienen algo de dinero para llevar a sus familias.

Que es la Osteopatía

PREGUNTA: ¿Qué es la osteopatía?
RESPUESTA: La osteopatía es un arte, una metodología holística que parte del principio de observar el cuerpo como una unidad global, como un todo interconectado. La osteopatía es un método complementario a la medicina convencional, que parte de diagnosticar y elaborar un tratamiento individualizado, acorde con las necesidades y problemas que presente el paciente, ya que estos síntomas son una manifestación de que algo en su cuerpo no funciona correctamente.

P: ¿Qué beneficios aporta?
R: El principal objetivo de la osteopatía es devolver el equilibrio al cuerpo, ya que dicho desajuste es el causante de los problemas del paciente. Utilizando estas técnicas podemos tratar las restricciones de movilidad, reducir el dolor causado por lesiones, e incluso lidiar con aquel que viene dado por enfermedades crónicas.
A la vez, se pretende que el paciente se relaje a través de las agradables sesiones. A raíz de la práctica de la osteopatía queremos mejorar la calidad de vida del paciente.
P: ¿Qué personas y de qué edad deberían someterse a técnicas osteopáticas?
R: La osteopatía puede aplicarse a todas las personas independientemente de su edad, sexo, condición física, salud… Para la osteopatía cada cuerpo es diferente, tiene sus propias necesidades y por ello, las terapias se realizan de manera individual y adaptada a cada una de estas características. Desde bebés con cólicos, embarazadas con dolencias, ancianos, deportistas con lesiones… pueden obtener los beneficios de la osteopatía y tratar los problemas de manera eficaz.

P: ¿Qué clases de osteopatía existen?
R: Osteopatía sólo es una, no existen clases de osteopatía, dentro de ella se divide en diferentes áreas, como la estructural, visceral y craneal. El verdadero osteópata es el que domina todas estas áreas para poder ayudar al paciente, a saber detectar su causa etiopatológica, que podrá estar reflejada en su estructura, víscera, o en su tensiones craneales relacionadas con el SNC.
La osteopatía estructural pretende devolver la movilidad al sistema músculo-esquelético a pacientes con restricciones de movilidad. Por su parte, la osteopatía visceral pretende equilibrar la columna visceral y mejorar su movimiento, así como el movimiento inherente de las vísceras (motilidad) que contribuye a una buena circulación sanguínea, cosa que es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo. Mientras que, el objetivo de la osteopatía craneal es mejorar la movilidad de los huesos del cráneo, y con ello, el funcionamiento nervioso.
P: ¿Qué patologías se tratan más comúnmente con la osteopatía?
R: Las principales patologías por las que los pacientes acuden a la consulta de un osteópata son los dolores crónicos, con los que el paciente ha de aprender a convivir: fibromialgia, migrañas, dolores articulares, hernias… También encontramos casos de deportistas que recurren a la osteopatía para tratar lesiones e intentar prevenirlas. Pacientes con problemas digestivos, depresiones, ansiedad y un largo etcétera pero mi consejo sería utilizar la osteopatía como prevención, no siendo necesaria ninguna dolencia para acudir al osteópata, así se puede mantener un estado óptimo de salud.
P: ¿Cómo puede la osteopatía reequilibrar nuestro cuerpo?
R: Uno de los principios claves de la osteopatía para mantener una buena salud es mantener las líneas de gravedad equilibradas. El paciente ha de aprender a conocer el funcionamiento de su cuerpo, por esto el osteópata enseñará nuevos hábitos, que sean acordes con cada paciente, como ejercicios de respiración, tener en cuenta su nutrición… pautas que pueden aprenderse visitando la consulta del osteópata anualmente.
P: ¿Cómo ayuda la osteopatía a una futura madre?
R: El osteópata acompañará a la madre en el camino del embarazo, manteniendo equilibrada toda su estructura, tenemos que pensar que el cuerpo sufre muchas modificaciones durante el embarazo que habrá que mantenerlas controladas así como pasar a otra fase de equilibrio después del parto. Mantendremos la conexión emocional de la madre con el niñ@ a través del ritmo primario respiratorio ( MRP) de ambos y facilitaremos que el momento del parto sea mucho más fácil para ambos.
P: ¿Y a un deportista?
R: Al hacer ejercicio físico el cuerpo es llevado a extremos a los que quizás no está preparado para alcanzar, necesitamos una buena capacidad respiratoria, circulatoria y adaptar la nutrición a cada deportista. Des de los tratamientos de osteopatía se pretende prevenir y tratar cualquier disfunción que pueda causar una lesión y a su vez, mejorar el rendimiento deportivo.
P: ¿En qué nos puede ayudar la osteopatía a nivel emocional?
R: Como ya he dicho anteriormente, la osteopatía concibe al cuerpo como un todo, en esta parte entra también en juego nuestra parte emocional. Una dolencia física en la zona más vulnerable de los pacientes puede ser el reflejo de un desequilibrio emocional, que podrá tratase a través de las terapias de osteopatía. Por ello, mi consejo es ser feliz y sonreír mucho,
P: ¿Nos puede mostrar el camino hacia la felicidad?
R: Si en estos momentos la pudiese estar mirando, le regalaría una sonrisa y así conocería mi camino a la felicidad…

Que provoca las enfermedades del estómago

Los males gastrointestinales son una de las principales causas de consulta médica, que afecta a personas de cualquier edad, pero sobre todo a niños y ancianos, señaló la experta Alaina Castro.
En entrevista, señaló que el médico es el indicado para determinar las pruebas clínicas y de laboratorio como cultivos, coprocultivos y coproparasitoscópico, entre otros, para hacer un diagnóstico oportuno y tratamiento efectivo contra el tipo de microorganismo que origina la infección.

Explicó que las enfermedades gastrointestinales infecciosas se originan por la presencia de bacterias, parásitos y virus, que entran al organismo al consumir alimentos y agua contaminada con materia fecal.

De acuerdo a la gerente médico de una línea de fármacos genéricos, las principales bacterias que provocan dicho problema de salud pública son la Escherichia coli, Salmonella y Shigella; parásitos como Giardia lamblia y amibas; y los virus Rotavirus y Norwalk.

Alaina Castro recordó que los cuadros gastrointestinales pueden presentarse en cualquier época del año, pero el riesgo se incrementa en la temporada de calor y los síntomas varían en relación a la gravedad de la enfermedad.

“Las manifestaciones clínicas más frecuentes de las infecciones gastrointestinales son fiebre, vómito, dolor abdominal y diarrea moderada o intensa”, añadió.

La especialista recomendó como medida preventiva evitar comer en la calle, lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, hervir el agua, desinfectar las frutas y verduras, cuidar la higiene en la preparación de los alimentos, hidratarse y mantener una buena alimentación”.

Asimismo destacó que el laboratorio farmacéutico mexicano Landsteiner Scientific, a través de La Ruta de la Salud, brinda asesoría médica gratuita y estudios clínicos con resultados inmediatos y precisos, para favorecer un diagnóstico y tratamiento oportunos.