Biografía María Novaro

La cineasta mexicana María Novaro, reconocida en varios festivales cinematográficos con películas como “Lola”, “Danzón” y “Las buenas hierbas”, celebrará este miércoles su cumpleaños número 62 preparando su próxima producción, “Cangrejos”, dedicada al público infantil.

Novaro tiene previsto comenzar el rodaje a principios del próximo año en las costas de Guerrero, pero mientras está en busca de financiamiento para poder realizar este proyecto, que incluirá un poco de animación y efectos especiales.

Asimismo, la directora fue reconocida en julio pasado por parte de la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión en el marco del 16 Festival Internacional de Cine de Guanajuato, que le hizo entrega de la escultura Musa, además fue distinguida por el GIFF con la Cruz de Plata.

María Luisa Novaro Peñaloza, quien es considerada una exitosa realizadora, es hija del poeta Octavio Novaro, y nació el 11 de septiembre de 1951 en la Ciudad de México.

Inició su trayectoria en el Séptimo Arte en 1981, en la que ha sido reconocida con cinco nominaciones al premio Ariel, que otorga la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, y que ha ganado en dos ocasiones.

Asimismo, realizó estudios en Sociología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); sin embargo, descubrió que el cine era lo suyo a partir de que colaboró como asesora en el rodaje de varios documentales.

Así, mientras estudiaba producción de cine en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Novaro filmó varios cortometrajes en súper ocho y en 16 milímetros.

Su cortometraje “Una isla rodeada de agua” (1984) fue el primero en llamar la atención de la crítica hacia su trabajo, el cual era sobre una niña de la costa de Guerrero que emprende un viaje en busca de la madre que un día la abandonó.

Novaro planteaba los temas esenciales de su obra fílmica: la condición femenina en el México contemporáneo y la lucha de la mujer por la supervivencia emocional.

Fue asistente de Alberto Cortés en “Amor a la vuelta de la esquina” (1985), antes de dirigir su primer largometraje; esta producción fue elegida como película triunfadora del III Concurso de Cine Experimental, convocado por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).

“Azul celeste” (1988), un corto acerca de una mujer embarazada que busca a su marido en la Ciudad de México, fue el punto culminante de la primera etapa de su carrera, mientras que “Lola” (1989) se convertiría en el primero de cuatro reconocidos largometrajes, el mayor número de los realizados por mujeres en México.

En los filmes como “Danzón” (1991), “El jardín del edén” (1994) y “Sin dejar huella” (2000), Novaro logró establecer con éxito una empatía hacia el personaje femenino protagonista y reflejar la soledad existencial de la mujer mexicana contemporánea.

Entre sus cortometrajes también se encuentran: “Lavaderos”, “Sobre las olas”, “De encaje y azúcar” y “Es la primera vez”, todos en 1981; “Conmigo la pasarás muy bien” (1982), “7 A.M. ” (1982), “Querida Carmen” (1983), “Pervertida” (1985) y “Otoñal” (1992).

Respecto a largometrajes se pueden citar: “Lola” (1989), “Danzón” (1991), “El jardín del edén” (1994) y “Sin dejar huella” (2000), los cuales fueron seleccionadas (en ese orden) en los festivales de Berlín, Cannes, Venecia y San Sebastián, con premios y distribución internacionales.

Como productora se inició con “Quemar las naves” (de F. Franco 2006, coproducida con Laura Imperiale).

Su filme más conocido es “Danzón”, el cual fue seleccionado para ir al Festival de Cannes, Francia, y para distribuirse a nivel internacional en televisión y cine.

Durante 2009 la cineasta mexicana recibió un homenaje en el Festival de Cine de Monterrey y estuvo trabajando en las grabaciones de su última película “Las buenas hierbas”, donde abordó el tema de la herbolaria y la medicina tradicional de México.

El largometraje que se estrenó en agosto de 2010 contó con las participaciones de Ofelia Medina, Ana Ofelia Murguía y Alberto Estrella, entre otros. Ese mismo año formó parte del jurado oficial del Festival de Lima 2010.

En mayo de ese mismo año, Novaro recibió el Premio Nacional a la Preservación y Difusión del Danzón “Rosa Abdala Gómez” 2010, en una ceremonia en el Teatro de la Reforma de la ciudad de Veracruz.

Ya para 2011, en el mes de junio, Casa de América proyectó durante seis días, cinco películas de la cineasta, en un ciclo que comenzó con una clase magistral impartida por ella misma y donde al final de cada proyección se dio la oportunidad al público de conversar con ella y conocer mejor su obra.

En este mismo año, durante la entrega de la XLI edición de las Diosas de Plata donde estuvo nominada con su película “Las buenas hierbas”.

En el marco de su trayectoria, en la que es considerada una pionera en la industria cinematográfica, María Novaro ha reconocido que le ha sido difícil triunfar en este ámbito, en un país donde hacer cine parece ser cosa de hombres.

Banner 2