Tolerancia a la frustración: qué es y cómo fortalecerla

No sólo a nivel de relaciones, la costumbre de desechar o cambiar algo que ya no te funciona se refleja también en los temas laborales: cada vez es más común ver que las personas jóvenes se harten de su trabajo y brinquen de uno a otro en poco tiempo. ¿Qué está pasando y por qué cada vez las personas presentan menos tolerancia ante los fracasos; es un fenómeno social o son casos aislados?
¿Qué es la tolerancia a la frustración?
¿Qué es la tolerancia a la frustración? Ese requisito que aparece en la mayoría de las vacantes de empleo, muchos autores y psicólogos la consideran una habilidad vital, no sólo porque la usas toda tu vida sino porque nunca la dejas de aprender.


Para la terapeuta Paty Villa, experta en psicología y coaching, la tolerancia a la frustración mitad la traes y mitad la aprendes desde la infancia: ‘Si de chiquita pedías algo e inmediatamente te lo daban -tenías hambre y te daban de comer; tenías sed y te daban agua, etc- puede ser que de adulto tengas muy poca tolerancia a la frustración porque nunca te enseñaron a cultivar la paciencia’, asegura.
De acuerdo con esta experta, tener un buen nivel de tolerancia es sano porque a lo largo de tu vida te topas con muchas cosas que no puedes controlar y eso te hará sentir incómoda, pero ni modo, tendrás que aprender a vivir con esos sentimientos negativos de vez en cuando. ‘Cuando algo se te sale de las manos, lo mejor es reflexionar ‘Ok, esto no es como yo quería, ¿qué haré al respecto?’ y elaborar un plan B y C. En el último de los casos sirve pensar en que si no funcionó a la primera, segunda ni tercera, no debemos aferrarnos a algo que no estaba destinado a ser’, comenta Paty.
La era microondas

‘La era microondas’ hace referencia a que vivimos en la época de lo exprés, de lo inmediato. Como cuando calientas algo en el horno de microondas y sale de volada. En todo el mundo está el mensaje de que lo que no sirve o no se da rápido se desecha, llámese relaciones de pareja, laborales u otras. ‘Por ejemplo en el caso de la tecnología, siempre sale una versión mejor de lo que había antes, por ello las personas trasladamos este pensamiento a nuestra vida: pensar en que más adelante habrá un trabajo mejor una pareja mejor hace que nos cueste menos trabajo dejar lo que tenemos’, dice nuestra experta de cabecera.
Ser tolerante no es lo mismo que ser un tapete
Es muy importante aclarar que hay una diferencia enorme entre ser tolerante y ponerse de tapete. Ser tolerante es saber convivir con los demás, respetando sus diferentes formas de pensar, pero cuando algo empieza a hacerte daño porque va más allá de tus límites, entonces eso ya no es tolerancia sino falta de autoestima y de límites para los demás. ‘Un buen ejemplo para diferenciar una cosa de la otra es tolerar que una persona piense diferente más no que te grite por lo mismo’, comenta Paty.
Cómo ser más tolerante
¿Cómo ser más tolerante a la frustración?
Vive tu duelo. Si te saliste de un trabajo o una relación, antes de brincar a otra, date el tiempo de vivir tu duelo. Muchas personas cometen el error de ir de una cosa a otra demasiado rápido y se quedan con muchos ciclos abiertos.
Cuida la forma. De acuerdo con Villa, proponer ideas y cambios es bueno porque habla de personas propositivas, pero hasta las mejores ideas son rechazadas cuando no se cuida la forma de plantearlas. Recuerda que no vas a cambiar a la empresa y son ellos quienes ponen las reglas del juego.
Recuerda tu misión de vida. De acuerdo con nuestra experta, tener claro qué veniste a hacer en el planeta y si estás caminando hacia esa meta, es la mejor forma de trabajar la tolerancia a la frustración porque te hace darte cuenta que, sin importar qué estás atravesando o qué tan difíciles se pongan las cosas, no durarán para siempre y son un paso más hacia tu meta verdadera. ‘Como las empresas que tienen sus misión y visión muy definidas, nosotros como personas también debemos tenerlo claro porque cuando encuentras tu misión de vida y te vas sobre ella, surge la pasión, la tolerancia y los límites’.
Enfoque. Si tienes de trabajar de algo que no es tu pasión ni te encanta, ten presente que eres más que eso y que lo que estás haciendo te aporta y te ayudará a ir al siguiente nivel. Eso sí, es importante que no descuides tu pasión, siempre encuentra el tiempo de dedicarte a ella porque de lo contrario la estarías abandonando y por ende, estancándote.
El gran secreto para tener más tolerancia a la frustración es estar consciente de quién eres y visualizarte hacia dónde vas en 2, 5 y 10 años. Ya que lo sabes, camina hacia ello todos los días un paso, aunque sea pequeño, como dice Paty Villa ‘Lo que haces todos los días, cuenta’.

Banner 2