Cómo influye la ansiedad en nuestro organismo

La ansiedad es una respuesta a situaciones amenazantes, que nos causa una sensación de malestar, miedo y angustia. Además, se convierte en una fuente de sufrimiento que afecta a nuestro organismo.

La psicóloga de la Clínica Bicentenario, María José Ossa, nos explicó que “la ansiedad es una especie de alarma de la mente que se activa frente a distintos estímulos del medio”. Por lo tanto, cuando tenemos alguna preocupación o problema, la mente se mantiene alerta para ser capaz de reaccionar frente a lo que ocurra.

Sin embargo, no sólo la mente se mantiene alerta cuando sufrimos de ansiedad, sino que también el cuerpo genera ciertos cambios.

Cambios en nuestro organismo generados por la ansiedad

1. Tensión muscular: Según el sitio web Huffingtonpost, la tensión en los músculos se manifiesta cuando comenzamos a sentir ansiedad, ya que “el estrés y la ansiedad suelen exacerbar esta tensión, que puede dar lugar a dolores de cabeza, rigidez en los hombros, dolor de cuello y migrañas”.

2. Enrojecimiento de la cara: La psicóloga explica que cuando “se produce cambios en el flujo sanguíneo producto de la ansiedad y estrés, nos puede generar enrojecimiento de la cara”. También, se pueden producir otras reacciones como sudoración excesiva e inflamaciones cutáneas.

3. Afecta sistema coronario: Las personas que sufren ansiedad les pueden generar alteraciones en el ritmo cardiaco. La especialista señala que “provocan alzas de presión sanguínea y a largo plazo se podría producir hipertensión, arritmia y ataques al corazón”.

4. Problemas de memoria y concentración: Uno de los cambios que se puede producir a causa de la ansiedad son los problemas de memoria. La experta añade que “esto se debe a la afección de ciertas áreas del cerebro frente al estrés”.

5. Afecta al sistema digestivo: Un órgano comúnmente afectado es el sistema digestivo. La psicóloga explica que “frente al estrés no regula bien la digestión, provoca inflamación en el intestino, problemas de absorción de nutrientes y colitis nerviosa”.

6. Debilita el sistema inmunitario: El sistema inmunitario se ve debilitado de sus funciones frente a periodos de ansiedad prolongados. La experta agrega que “baja las defensas y aumenta las posibilidades de resfrío o infecciones”.

7. Problemas de garganta: El Huffingtonpost indica que en situaciones de ansiedad se pueden generar problemas en la garganta. Esto se debe a que “los fluidos se desvían hacia zonas fundamentales del cuerpo, lo que provoca espasmos en los músculos de la garganta”.

Banner 2