hector bonilla

Héctor Bonilla es Uriel Olivaterra en la telenovela Amor Sin Reservas

Uriel Olivaterra Díez (Héctor Bonilla): Es un hombre varonil, canoso, un Vito Corleone en la construcción entre otro tipo de giros empresariales. Hace sobre todo negocios con japoneses en el Estado de México. Su nombre y prestigio lo es todo para él. Es despiadado en los negocios, dominante pero lo puede perderse por una mujer, en este caso, Viviana (como lo hizo Agustín por Edurne; ahora Diego por Julia). Vive atormentado por la culpa de tal vez haber provocado la muerte de su hijo cuando sólo buscaba sacar a Edurne de la vida de éste. Don Uriel es un tipo calculador, conservador, muy preocupado por su descendencia, un tema con el cual presiona constantemente a Diego. Es una persona extremadamente clasista. Quiere a su nieto, pero no se identifica con él, le preocupa que se parezca tanto a Agustín, en lo romántico y lo desapegado al dinero y a lo que él llama, “valores”, los suyos. Porfirio es su hijo bastardo al que no piensa reconocer jamás, pero no se lo dice para poder mantenerlo siempre a sus pies por ambición.

Youtube cambia su interfase

La plataforma de vídeo YouTube no quiere quedarse atrás en un mundo en el que la tecnología avanza a una velocidad descomunal y donde cada vez le salen más y mejores competidores.

De este modo, la plataforma ha ido introduciendo, poco a poco, cambios que a primera vista pueden pasar desapercibidos pero que tienen por objeto mejorar la experiencia de los usuarios. Así, la plataforma lleva algún tiempo experimentando con un nuevo diseño de los botones para compartir vídeos y emitir votaciones. Las opciones aparecen ocultas por defecto y sólo se muestran en caso de que presionemos sobre los botones.

A ello se suma una página de inicio, donde se incluyen los vídeos más populares y recomendados, con un aspecto algo más rectangular. De este modo, Google está poniendo a prueba un nuevo diseño mucho más simple y limpio, que se caracteriza por imitar, en parte, la imagen del sitio en teléfonos móviles y tabletas, seguramente con el objetivo de ofrecer una experiencia similar en cualquier dispositivo.

Cómo volverse ricos…jugando videojuegos

ra muchos jugadores es un sueño hecho realidad: poder ganarse la vida gracias a sus videojuegos favoritos. Ser jugador profesional es una posibilidad más que palpable en pleno 2014 gracias al auge de los eSports y a la aparición de las plataformas de streaming que permiten a los jugadores retransmitir sus partidas y obtener beneficios en función del número de espectadores que les vean jugar.


Hace unas semanas hablamos en Terra de algunos de los jugadores de eSports más ricos del planeta. Calculamos esas cifras en función de lo que habían ganado en diferentes torneos aunque para completar la ecuación es necesario tener en cuenta la popularidad de los jugadores en las citadas plataformas de streaming, como Twitch, que también reportan beneficios a los más populares.

Esa doble vertiente —los torneos y la retransmisión— son los que permiten a un jugador vivir de su pasión pero no hay que llevarse a engaño ya que ganarse la vida con videojuegos implica las mismas condiciones que en otros trabajos: un horario estable que permita al jugador la práctica necesaria para poder codearse con los mejores.

Es más, las horas de mayor audiencia en las plataformas de streaming suelen ser fuera del horario laboral tradicional por lo que implica dedicarle tiempo en horarios poco agradecidos. Twitch, la principal plataforma de retransmisión de la actualidad, cerró 2013 con una media de más de 45 millones de usuarios al mes y la propia compañía asegura que tiene más audiencia en hora punta que la MTV, TNT o AMC, populares cadenas de pago en Estados Unidos.

Las diferentes versiones de ‘Call of Duty’ también son habituales de los torneos más populares de eSports. ‘Advanced Warfare’, que se pondrá a la venta este otoño, no debería ser una excepción.
Foto: Terra
Si Twitch, u otras plataformas de streaming, son una fuente regular de ingresos, ¿donde quedan los premios gordos? Esos se reparten en los torneos y hay ciertos juegos que son capaces de repartir premios dignos de la loteria. ‘DotA 2′ y ‘League of Legends’ son dos de los títulos más candentes del momento. Ambos pertenecen al género MOBA, donde dos equipos de varios jugadores compiten entre ellos para derrotar la torre principal del enemigo, y cuentan con una cantidad de jugadores a diario que no tiene comparación con otros títulos fuera del género. ‘Dota 2′ reúne a más de medio millón de jugadores al día en Steam mientras que el segundo título de la plataforma digital para PC, ‘Counter-Strike: Global Offensive’ lo tiene difícil para llegar a los 200.000.

Pero no sólo de MOBAs vive el jugador profesional. ‘DotA 2′ acaba de repartir un premio de 10 millones de dólares en un campeonato del mundo mientras que el premio más grande de ‘League of Legends’ asciende hasta los dos millones de dólares. Pero hay otros géneros que también atraen la atención de los mejores jugadores de su campo: ‘Call of Duty’ o ‘Halo’ se llevan la palma dentro de la categoría de los FPS. ‘World of Tanks’, un MMO de combates entre tanques de la Segunda Guerra Mundial también está subiendo como la espuma mientras que ‘StarCraft 2′, un clasicazo de la estrategia en tiempo real, es otro valor seguro.

Electronic Arts se inventa una tarifa plana de videojuegos
La conducción ha asomado tímidamente con algún concurso de ‘Forza Motorsport’ —en España entregó el mayor premio jamás concedido en una competición: 15.000 euros gracias a la cuarta entrega del título de Turn 10— y hasta un juego de cartas de reciente aparición, ‘Hearthstone’, también está haciéndose un hueco en los torneos. Por supuesto, los duelos entre los mejores del mundo de ‘FIFA’ y de ‘PES’ también tienen lugar una vez al año.

Vivir del videojuego es complicado: hace falta ser muy bueno y tener el tiempo suficiente como para poder hacerse un nombre antes de obtener unos ingresos fijos. Pero si domináis alguno de los juegos que han aparecido en este texto, no lo penséis dos veces