Artistas hispanos hablan del papel de las nuevas tecnologías

La forma en que la tecnología se convierte en una herramienta para crear arte y cómo lo digital puede transformar la pintura, la escultura o la música centran la plataforma “Hispa-York”, que busca dar voz a artistas españoles y latinos afincados en la Gran Manzana.

“El arte es políglota, ya que es un lenguaje en sí mismo, pero puede hablar los distintos dialectos que son las diversas disciplinas: la pintura, la escultura o las nuevas tecnologías”, aseguró hoy a Efe el artista español Enrique Radigales, uno de los participantes en este encuentro de “Hispa-York”.

Radigales (Zaragoza, 1970) presenta en esta conferencia que se realiza hoy su obra “View Point”, un proyecto que permanecerá expuesto en el jardín del Instituto Cervantes hasta el 7 de julio y que versa sobre la generación de los llamados “nativos digitales”, es decir, los jóvenes que nacieron a partir de 1994.

“A través de un catalejo recreo la mirada de esta generación que creció con el hardware, el software y los dispositivos móviles, enfocando los colores reales del jardín (el verde, el marrón y el rojo), y traduciéndolos a aquellos que se usan en internet, que están sistematizados a partir de códigos y que he camuflado en el entorno”, explicó Radigales.

El artista puntualizó que usa las nuevas tecnologías “como soporte y también para hablar y profundizar” sobre su visión del mundo, y que toda su obra se mueve en la “difusa línea que hay entre lo analógico, que sería la pintura, y lo digital, y cómo estos dos campos se confrontan”.

Radigales lleva dos meses trabajando en Nueva York, ciudad en la que se quedará otros dos meses, antes de regresar a Madrid, donde habitualmente desarrolla su labor.

Entre los artistas latinoamericanos que participan en este segundo encuentro de la plataforma “Hispa-York” figura el venezolano Alan Schaffer, fuertemente influido por los videojuegos, la difusión digital, la propiedad de la imagen e internet.

Los trabajos de Schaffer se basan en la tecnología digital y “su apreciación por la historia de la evolución de las tecnologías se observa en cada interfaz”, explican los organizadores del encuentro sobre este venezolano afincado en Nueva York.

“Habiendo crecido con la computadora como consola de juegos, como los de Mario-Paint o Simcity, el minimalismo es la marca de su trabajo, en el que también insinúa familiaridad y nostalgia”, al tiempo que usa esos elementos para exponer lo que podría ser el futuro de esos juegos, agregaron.

Por su parte, otro de los artistas participantes en el evento, el español José Carlos Casado, señaló a Efe que “la tecnología sólo es un medio, una técnica más que se usa para crear un mensaje, que es lo verdaderamente importante en el arte, y no tiene por qué hacer el proceso ni más fácil ni más difícil”.

Casado (Málaga, 1971) apuntó que utiliza medios que están más relacionados con la época actual porque se siente “más cómodo trabajando con un ordenador que con un pincel”, pero que no se siente identificado con los artistas “que están sólo pendientes de ver qué es lo nuevo, el último robot, que hacen cosas muy interactivas, pero que no sabes qué te quieren decir”.

Explicó a Efe que aunque elabora obras “tecnológicamente complicadas”, como vídeo-instalaciones en 3D, también trata de que la tecnología permanezca en un segundo plano.

“Me sentía fuera de lugar cuando me categorizaban como artista digital”, se sinceró el artista, que también asegura que procura que la tecnología no se imponga sobre el mensaje que quiere transmitir.

“Mi trabajo se basa en la exploración de lo real y lo irreal, de la línea que los separa, que cada día es más borrosa, y de por qué los espectadores, en función de nuestra educación, nos creemos lo que nos venden en el cine o en la televisión, que es falso en un 90 por ciento”, describió Casado.

El artista, residente en Nueva York desde 1998, presentará un avance de la nueva serie que está desarrollando, en la que mezcla lo digital con la escultura.