En el bello puerto de Mazatlán, Helena y Ulises se juran amor
eterno grabando sus nombres en un peñasco ala orilla del mar;
ambos ignoran que a causa de un error de juventud, el destino
los separará drásticamente, cambiando sus vidas por completo.

Han transcurrido nueve años de esta separación, Helena se ha
convertido en una bióloga marina muy destacada dentro de la
comunidad científica. Ulises es ahora un hombre de mar con una
gran fortaleza física y con un corazón endurecido por el
resentimiento hacia una sociedad que se empeña en señalarlo
como un delincuente.

Sin embargo, el gran amor que Ulises y Helena profesan al mar
hace que inevitablemente se de un nuevo encuentro donde se
enciende la pasión y el amor entre ellos, y juntos luchan contra
las adversidades que se presentan cuando descubren que
Néstor Villarreal, empresario acaudalado y poseedor de uno de
los emporios más grandes de la ciudad de Mazatlán, contamina
gravemente las aguas de una bahía del puerto, afectando la
comunidad pesquera.



















En esta lucha también son participes Raymundo Villarreal, un
hombre de pocos escrúpulos, cobarde y jugador empedernido
que aparenta ser una persona ejemplar , pero que en realidad
sólo busca robarle a Ulises el amor de Helena; y Thelma
Villarreal, mujer frívola y caprichosa, obsesionada por conseguir
el amor de Ulises a cualquier precio.

Raymundo involucra a Ulises en un robo con el fin de saldar una
importante deuda de juego y lograr separarlo de Helena,
provocando que Ulises sea recluido en la cárcel a pesar de su
inocencia.

Helena y Ulises se van atrapados en un violento Huracán de
traición, corrupción y odio que parece alejarlos cada vez más,
impulsándolos a luchar contra viento y marea hasta conseguir
que el sol vuelva a brillar al pasar la tempestad